Normas y Costumbres

From Opus Dei info

Por Sancho1964, 23.04.2008


“Sentid el deber de ser santos: santos, que no es hacer cosas raras. Si lucháis cada día por cumplir bien las Normas, vais por camino de santidad''" (De nuestro Padre, Noticias VI-58, p. 18).

A continuación hago una lista de las normas y costumbres (las que recuerdo) que un numerario vive –o debe vivir- por su compromiso de “vivir según la praxis y costumbres del opus dei”.

Diariamente:
Minuto heroico y “serviam”
Ofrecimiento de Obras
Muchas comuniones espirituales
Media hora de oración por la mañana (en “familia” y ordinariamente leyendo “Meditaciones”)
Santa Misa
Sagrada Comunión
10 minutos de acción de gracias
Rezar el “Trium Puerorum”
Ángelus o Regina Coeli.
Preces
Media hora de oración por la tarde
Rosario (uno o mas...) o al menos contemplar los Misterios
Vivir el “Tiempo de la tarde”
Visita al Santísimo Sacramento
10 minutos de lectura espiritual
3 minutos de lectura de los Evangelios
Mortificación por el Padre
Muchas jaculatorias durante el día...
Comentario del Evangelio
Examen Particular
Examen General
Vivir el “Tiempo de la noche”
3 Ave Marías
Agua bendita
2 horas de Cilicio
Asistir a las tertulias y demás reuniones de familia
Devoción al ángel custodio del centro
Saludar y despedirse del Santísimo
Imagen de la Virgen en la cartera
Devoción al fundador y a don Alvaro (y en un futuro a don Javier...supongo que será acumulativo)
Devoción a la Abuela, tía Carmen, Isidoro, Montse...
Fomentar las propias devociones particulares (¿¡!?)
Luchar por superar tu “defecto dominante”
Usar el Escapulario del Carmen...

Semanalmente:
Meditación semanal (sacerdote, mesa, lámpara)
Disciplinas: Una vez por semana durante el tiempo que te toma una pequeña oración (o durante lo que aguantes la respiración...)
Confidencia semanal: Fe, pureza, vocación, revisar el examen particular, trabajo profesional, alegrías, tristezas éxitos, fracasos...
Paseo semanal
Día de Guardia. Y aprovechar para “abrir los ojos” y descubrir correcciones fraternas
Sleeping: dormir sin colchón y almohada una vez por semana (recomendado en la noche previa al día de guardia)
Día de turno: ayudar a Misa (saco y corbata), dirigir el rosario y oraciones diversas...
Estar al pendiente de las fiestas A, B ó C. En caso de fiesta A: meditación, Adoración al Santísimo, aperitivo y, por supuesto, traje y corbata. Pobre de ti si faltas a algo.
Salmo II los martes: rezarlo con el rosario en mano
Trisagio Angélico
Círculo Breve semanal (“enmendatio”: es de buen espíritu al menos uno al mes)
Salve los sábados y Exposición del Santísimo
Confesión semanal
Caja (dinero va, dinero viene)
Plan apostólico: Uno, dos, o tres planes a la semana para profundizar en la amistad
Plan de deporte semanal
Si eres miembro de un consejo local, al menos una reunión semanal

Mensualmente:
Retiro Mensual (un domingo al mes)
Vía crucis (No recuerdo que días, pero mensualmente ¿durante el retiro mensual?)
Intención Mensual Regional
Intención General (mensual, anual...)
Vela al Santísimo Sacramento (toda la noche una vez al mes. Supongo que en los centros de san Rafael únicamente)
Cuenta de gastos
Excursión mensual
Visita a pobres: una al mes con un amigo
Charla con el sacerdote (no se si sea de “espíritu”, pero se da...)

Anualmente:
7 domingos de San José
Octava de la Inmaculada
Romería (al menos una en mayo) con algún amigo
Si eres miembro de un cl, convivencia de consejos locales un fin de semana al año
Curso anual (21 días al año): Clases, estudio, deporte, paseos, “descanso”
Curso de retiro anual (5 días): De aquí surgen propósitos para todo un año y se puede aprovechar para hacer una confesión general
Carta al padre (es de buen espíritu una al mes, pero con una al año durante el curso anual cubre el expediente)
Realizar las ceremonias de Admisión, Oblación y Fidelidad (usar el anillo respectivo)
Hacer testamento dejando todo a el opus dei
Realizar el Presupuesto Anual Personal y entregarlo al secretario del ctr.

Siempre:
Apoyar los planes apostólicos del centro
Ofrecer tu trabajo profesional y hacerlo con perfección
Devoción a los ángeles custodios (saludarlos antes que a la persona que custodian)
Leer y llevar a la oración las cartas del padre y documentos internos de gobierno, etc.
Entregar cualquier regalo que recibas, y si te apegas a algo-lo que sea-, también
Estudio: En caso de ser estudiante, ser el mejor de la clase, y si concluiste tu etapa de estudiante, dedicar “horas” a estudiar asuntos profesionales, idiomas, etc...
Corrección fraterna (nunca supe si había una cuota, pero si no había una al mes, “mal espíritu”}
Encargo Apostólico: dar un círculo, atender un curso anual, recibir charlas fraternas, ser miembro de algún concejo local (cl)...
Vivir todos los criterios sobre el trato con el “sexo opuesto” (yo me pregunto: ¿opuesto a quien?)
Tener un hobby para distraerse...
Desde luego que cuidar los detalles de la “vida de familia”: Acompañar a un hermano a comprar ropa, al médico, a comer si no llegó a las 2:15... En fin, “ser alfombra para que los demás pisen blando

Ademas
Dedicar dos años a hacer el Centro de Estudios
Apoyar el gobierno de la obra (ejercido como actividad profesional), que puede ser desde “oficial” en la delegación, hasta director en cualquiera de sus modalidades
Si te sientes llamado, eres llamado, inducido o simplemente no supiste decir que no, ser generoso y recibir la ordenación sacerdotal (pero no hay que preocuparse, en el fondo –o en la superficie- es un tan solo como un cambio de “actividad profesional”)
Por último, si no tienes cargos internos de consideración –o a pesar de ellos- realizar una labor profesional profunda y seria, ser autosuficiente, desarrollar un prestigio profesional y aportar dinero para las labores apostólicas...
Por último, último: aprovechamiento del tiempo, ya que “la ociosidad es la madre de todos los vicios...” (Me pregunto: ¿como se puede vivir el “espíritu del opus dei” sin aprovechar el tiempo?)
Opcional (o no tan opcional): Tener una agenda “Luxindex”-o similar- para no olvidar todo lo anterior (supongo que ahora con cualquier aparatejo electrónico se soluciona)

Desde luego que una persona al pedir la admisión como numerario no se le pasa por ningún entresijo del cerebro que tendrá que realizar todo lo anterior (en mi caso solamente hacía un rato de oración diariamente, Misa tres veces por semana, Ángelus y poco mas). El hecho es que se van añadiendo prácticas y costumbres paulatinamente y de pronto te encuentras sumergido, dentro de un túnel, desde donde no puedes ver el exterior. Tu vida transcurre dentro de él y llega el momento en que no puedes ni respirar libremente... Y la salida, el final del túnel, es tu propio ataúd (a menos que por un “instinto de sobrevivencia” rompas el túnel).

Si por alguna razón alguno pensara, creyera o tuviera la inquietud de que son demasiadas prácticas de piedad –o no de piedad- y que por razones personales, profesionales -ó cosmológicas- se le dificultara cumplir alguna, no lo puede comentar con nadie, excepto su director espiritual, el cual le podrá dispensar temporalmente de alguna práctica, pero “no sería de buen espíritu” que fuera por una larga temporada, ya que el “espíritu del opus dei esta esculpido” y lo propio es identificarse con él.

“Sentid el deber de ser santos: santos, que no es hacer cosas raras. Si lucháis cada día por cumplir bien las Normas, vais por camino de santidad"

Pues bien, yo afirmo que quien vive todo esto sí hace cosas raras. No vive en el mundo como uno mas; mas bien vive fuera del mundo, y es uno menos.

Y en cuanto a ir por caminos de santidad... No dudo que lo que se pretenda es ser piadoso... pero pienso que las palabras de Jesús: “Amaos los unos a los otros” no conllevaba tanta maraña. Esas palabras del fundador le dan tanta importancia a las normas que pareciera que olvida la Caridad.

Me pregunto como puede una persona, tener tiempo para “reflexionar”, pensar en uno mismo y crecer en profundidad de pensamiento, desarrollar una capacidad de crítica sana y profunda.

Siempre he pensado que el principal problema de fondo es el modo en que se lleva la “dirección espiritual”, pero ahora –al realizar esta lista- ya no se que sea mas grave.

No encuentro una vida mas distinta a la que puedo entender vivieron los primeros cristianos, incluso los mismos apóstoles al lado de Jesús. Creo que me quedo corto: me resulta difícil creer que haya una espiritualidad dentro de la Iglesia que tan solo se le acerque...



Original

Personal tools